Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando la aceptas
Política de cookies +
 

       

Portada

 
 

Sitios

 
 

Un paraje a recuperar:

El proyecto

La "Rambla Salá"  
  Recientemente el BOE publicaba un proyecto por el que se pretende acometer importantes infraestructuras orientadas a la actividad turística y la recuperación del patrimonio industrial que en su tiempo representaron las salinas de Minglanilla.

La Rambla Salá y las Minas de Sal están próximas al embalse de Contreras y poseen un indudable potencial turístico. La revista Crónicas de Cuenca de Octubre de 2000 desvela algunos detalles del proyecto que se ha aprobado y que está en fase de subasta pública. La inversión ascenderá a 212.556.639 de pesetas. El proyecto que como he dicho cuenta con fuerte inversión pública está abierto a la acción de la iniciativa privada. Éste sector acometería la construcción de un pequeño hotel junto a los dos pequeños embalses construidos para la toma de baños de agua salada y que tiene importantes efectos benefactores para la salud, en especial para la piel. La construcción de una carretera que uniría la Rambla Sala con Minglanilla, la plantación de diversas especies arbóreas y la construcción de una pérgola de grandes dimensiones que pudiese servir como merendero, amén de otras edificaciones como cafetería, vestuarios o servicios completarían la infraestructura prevista. Todo el complejo estaría ubicado en un entorno de gran belleza natural, con la proximidad de la Reserva Natural de las Hoces del río Cabriel, Los Cuchillos y el embalse de Contreras. Es preciso que las pequñas localidades como Minglanilla aborden la recuperación de su entorno, de su pasado industrial y cultural e intente al paso de abrir nuevos canales de explotación turística racional, respetuosa con el entorno y creadora de empleo.

 
   

Lo que significó

   
  Aún ahora este enclave tan representativo para Minglanilla recibe la visita de cientos de personas que se desplazan a tomar baños de agua salada. Agua que arrastra disuelta la sal gema de excelente calidad que, aún sin saberse la fecha exacta en que comenzó su explotación, se sabe que los romanos ya la conocían y apreciaban. No se descarta incluso que fueran los iberos los primeros en extraer la sal de las minas, ya que se han encontrado abundantes restos íberos junto al río Cabriel. Lo que es cierto es que Cortázar, en este siglo afirmaba que las minas de Minglanilla son unas de las primeras del mundo. Muestra de su importancia son las descripciones que a finales del siglo XVIII hace Mateo López, que habla de "abundantísimas salinas de sal piedra" con "grandes y profundas cuevas" de 200 escalones de bajada y "tanta anchura en lo profundo que parecen grandes plazas " o Madoz cuando afirma que era incalculable el número de fanegas que se podía extraer porque siendo la salina una montaña de sal de piedra purísima cuyos límites no se descubrían, su producción sería proporcionada al número de operarios que ocupara. Su explotación se prolongó hasta finales del siglo XIX. Este enclave se encuentra situado a pocos kilómetros del pueblo, hasta hace poco por un camino que discurría tortuoso por barrancos. Esto,  unido al terreno improductivo evitó el asentamiento en sus inmediaciones. En la actualidad, el acceso a la Rambla Salada se efectúa por un camino de tierra señalizado que parte del casco urbano de Minglanilla, o bien por el mismo pero tomándolo desde La Pesquera, atravesando terrenos del Keuper donde son muy frecuentes las cristalizaciones de yeso rojo junto a aragonitos y Jacintos de Compostela. El primer enclave del pueblo tuvo su origen en esta circunstancia al situarse a medio camino de la vía romana que iba a Iniesta. No menos importante ha sido la explotación de la piedra de yeso y aragonitos, conocidos en todo el mundo y expoliados por gentes venidas de distintos países y diferentes regiones españolas.

Documentación y fotos: Revista Crónicas de Cuenca  y MTI Blog

 
     
  Las minas de la sal en la red  
  MTI Blog  
  Club32 Actividades con niños  
 
©Minglanillaweb